Ronaldinho, el as de espadas

Todos conocen las virtudes de este Barcelona. Saben del compromiso y la actitud de sus futbolistas. La afición se identifica con la plantilla y reconoce los valores de Rijkaard y sus colaboradores. Los resultados acompañan. El proyecto político, deportivo e institucional encabezado por Laporta ilusiona. Hay orden y estabilidad. Se mantiene la humildad, la unión de vestuario. El equipo está por sobre las estrellas. No existen galácticos marketineros individualistas y que sólo piensan en sus contratos de publicidad. Pero indudablemente, es Ronaldinho quien marca diferencias, El brasileño es un artista contemporáneo vestido de blaugrana. Cuando él toca el balón, la gente salta de la butaca admirada, explota de placer y orgullo. La excitación por su juego es unánime. Nadie discute que es el mejor jugador del planeta. Transmite alegría cada vez que ve acción. Es el líder futbolístico indiscutido de un grupo que puede hacer historia, Su perfil bajo, alejado de vedetismos y vicios de divo lo hacen querible y respetado. Por ello, hay que cuidar a Dinho. Con él en estado de gracia la segunda Copa de Europa y el bicampeonato en la Liga van a fijar residencia en la Ciudad Condal.

Sergio A. González Bueno
19/03/2006

Enviar nota a un amigo
De: Para:
Email:

Email:

Nombre: Nombre:
Apellido: Apellido:
(Para enviar a varios destinatarios separar los mails con coma. Ej, mail1@dest1.com, mail2@dest2.com)
Agregar comentarios (opcional):

 

 

 
 
Cielo leproso; infierno rojo
 
Francisco, un "Santo" en el Vaticano
 
Juan Román Riquelme, el dueño de la pelota
 
Sergio “Maravilla” Martínez: ¡Corazón… de campeón!
 
River, San Lorenzo, Boca… ¡España!
 
¿Y si Grondona llama a Guardiola?
 
Marcelo "Loco" Bielsa… el rey de la cordura
 
Fontanarrosa y la caricatura del campeón
 
El modelo Barça y el perfume del campeón
 
Último tango en el Monumental
 
El día que Cortázar vio jugar a Messi
 
Emanuel Ginóbili, el MVP made in Bahía Blanca
 
Nunca pensé encontrarme con el diablo
 
El Moulin Rouge de la calle Viamonte… función “Diez”
 
Martín Palermo y el séptimo arte
 
El Salmón se confiesa ante D10S
 
Sir Apache Charles Tévez de Manchester, el "Ciudadano del Gol"
 
Banfield Campeón del Apertura 2009
 
¡El Abanderado Messi es argentino!
 
San Palermo, Don Julio I de Sarandí... y ¡Maradona!
 
Siglo XXI cambalache
 
¿Todavía quiere ser médico, René?
 
El romántico trébol del Barça
 
El último partido de Borges
 
Clausura Cosecha treinta y pico
 
Roberto Goyeneche. El Polaco cantor de Saavedra
 
La final soñada
 
Habemus Maradona
 
Bonavena y el gen argentino
 
El cumpleaños del fútbol
 
River y el mito de la trilogía del éxito
 
Barça, paradigma del fútbol 2.0
 
Nuevas Elecciones en el Real Madrid
 
Los fallos que tuvo el proyecto de Florentino
 
El Villarreal, un gran ejemplo a imitar
 
Villarreal: un sueño hecho realidad
 
Rafael Nadal, como un héroe mitológico
 
Agüero está llamado a ser una estrella
 
Ronaldinho, el as de espadas.
 
Rijkaard, la liga y la plantilla
 
España, la mentalidad ganadora y Nadal
 
Un perico suelto en Madrid
 
La presión mediática sobre Messi
 
Valdano desnuda los manejos de Florentino
 
Barcelona y Madrid: premios y castigos
 
Pernía divide a España
 
La triste moda de no respetar la palabra