¿Y si Grondona llama a Guardiola?

El planeta fútbol está deprimido; Guardiola le dijo adiós al Barça y la melancolía se apoderó del hincha. Especialmente de los románticos, cuyo redondo mapa afectivo no sabe de regiones ni continentes. Da lo mismo San Telmo que Catalunya. Inevitable comparar el discurso de Pep con el del alquimista de Rosario: ¡Marcelo Bielsa! Sí, el de la piedra filosofal del audaz juego que enamoró a Bilbao. Y a toda España. El mismo que cada día pule metales vascos hasta convertirlos en un “once de oro”.

Con Bucarest y Madrid en el horizonte de la gloria. ¿Será que el destino identifica a los sabios? No lo sé. Lo cierto es que la energía traicionó a ambos. A Bielsa, en la Selección; a Guardiola, en el FC Barcelona. La excelencia desgasta. Tanto como la asfixiante presión por ganar. Sometido a la trituradora del infinito éxito, Guardiola se vació. Y dijo basta. O hasta pronto… Atrás dejó un legado irrepetible, cuya reserva ética y estética se justipreciará tirando emotivas paredes con el calendario. ¡En mi vida vi un equipo que juegue tan bien al fútbol como el Barça! Coraje para sostener la idea, apuesta por la cantera, posesión como religión… y Lionel Andrés Messi. En Argentina, los memoriosos que peinan canas dicen que “La Máquina” de Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau jugaba como el Barcelona. La cédula y los escasos registros fílmicos me impiden corroborar la tesis de los doctos del tablón. Ahora, ¿por qué no creerles? ¿Acaso la Universidad del Potrero no educó a Di Stéfano, Maradona, Alonso, Kempes, Bochini y tantos otros? Es más, sin el acervo de los ilustres ancestros de la pelota, los ídolos de la era 2.0 no tendrían espejo donde mirarse. ¿Por qué creen que Messi se autoimpone ganar un Mundial para entrar en la historia? Muy simple. Porque antes hubo un tal Diego Armando Maradona. Enlazando la ida de Guardiola con la Selección, ¿no sería prudente retomar las fuentes? Digo, recuperar el estilo, rescatar el ADN del toque, reconciliarse con la identidad perdida. Desde lo racional, el escepticismo me gana. Y por goleada. Sabella es un soldado de Grondona que ejecuta convencido el “modelo Estudiantes”. Mucho músculo y poca inspiración. Laboratorio por sobre fantasía; equilibrio por sobre audacia. Rendido a los logros de Pep, Don Julio I de Sarandí confesó un ¿quimérico? anhelo: ¡contratar a Guardiola como DT de Argentina!

Ahora que el catalán está desocupado, Grondona podría tentarlo. Con Messi como señuelo afectivo. Soñar no cuesta nada. Más allá de años sabáticos, identificación culé y mareantes ofertas europeas, ¡Guardiola es patrimonio del fútbol! Lo bien que le quedaría el escudo de la AFA en el pecho. Hasta sería posible el milagro de ver diez pases seguidos en la Selección. Y de que Mascherano juegue de marcador central. Como en el Barça. Como con Pep. ¡Gracies, Guardiola!

Sergio A. González Bueno

           
Enviar nota a un amigo
De: Para:
Email:

Email:

Nombre: Nombre:
Apellido: Apellido:
(Para enviar a varios destinatarios separar los mails con coma. Ej, mail1@dest1.com, mail2@dest2.com)
Agregar comentarios (opcional):

 

 
 
De Fontanarrosa a Martino
 
Cielo leproso; infierno rojo
 
Francisco, un "Santo" en el Vaticano
 
Juan Román Riquelme, el dueño de la pelota
 
Sergio “Maravilla” Martínez: ¡Corazón… de campeón!
 
River, San Lorenzo, Boca… ¡España!
 
¿Y si Grondona llama a Guardiola?
 
Marcelo "Loco" Bielsa… el rey de la cordura
 
Fontanarrosa y la caricatura del campeón
 
El modelo Barça y el perfume del campeón
 
Último tango en el Monumental
 
El día que Cortázar vio jugar a Messi
 
Emanuel Ginóbili, el MVP made in Bahía Blanca
 
Nunca pensé encontrarme con el diablo
 
El Moulin Rouge de la calle Viamonte… función “Diez”
 
Martín Palermo y el séptimo arte
 
El Salmón se confiesa ante D10S
 
Sir Apache Charles Tévez de Manchester, el "Ciudadano del Gol"
 
Banfield Campeón del Apertura 2009
 
¡El Abanderado Messi es argentino!
 
San Palermo, Don Julio I de Sarandí... y ¡Maradona!
 
Siglo XXI cambalache
 
¿Todavía quiere ser médico, René?
 
El romántico trébol del Barça
 
El último partido de Borges
 
Clausura Cosecha treinta y pico
 
Roberto Goyeneche. El Polaco cantor de Saavedra
 
La final soñada
 
Habemus Maradona
 
Bonavena y el gen argentino
 
El cumpleaños del fútbol
 
River y el mito de la trilogía del éxito
 
Barça, paradigma del fútbol 2.0
 
Nuevas Elecciones en el Real Madrid
 
Los fallos que tuvo el proyecto de Florentino
 
El Villarreal, un gran ejemplo a imitar
 
Villarreal: un sueño hecho realidad
 
Rafael Nadal, como un héroe mitológico
 
Agüero está llamado a ser una estrella
 
Ronaldinho, el as de espadas.
 
Rijkaard, la liga y la plantilla
 
España, la mentalidad ganadora y Nadal
 
Un perico suelto en Madrid
 
La presión mediática sobre Messi
 
Valdano desnuda los manejos de Florentino
 
Barcelona y Madrid: premios y castigos
 
Pernía divide a España
 
La triste moda de no respetar la palabra