El modelo Barça y el perfume del campeón


A pesar de Mourinho, al Barça le sienta de maravillas el perfume del campeón. Una vez más, la justicia poética premió un modelo que no traiciona raíces y respeta la identidad culé a rajatabla. Una marca registrada de la casa trasmitida por educadores de la talla de Oriol Tort, Laureano Ruiz, Carles Rexach y demás soñadores de Arístides Maillol. Aupado por la savia canterana, el FC Barcelona le declaró amor eterno a la gloria. Y la codiciada dama de los títulos se enamoró perdidamente del apetecible galán blaugrana. Tan fuerte es la ligazón afectiva que los une que, tras recibir ciento ochenta minutos de terrenales piropos, la ilustre prometida le retribuyó tres años de fidelidad con la caricia de su onceava vuelta olímpica. Primer dato relevante: ¡la Masía huele muy bien! Falto de rodaje, el fútbol del Barça careció de romanticismo. Tanto que mutó su delicioso estilo barroco por una contundencia made in Madrid. Inseguro en defensa y bloqueadas las usinas generadoras de juego por la asfixiante presión madridista, el once de Pep no fue reconocible. Y las alarmas de la derrota se encendieron peligrosamente. Decodificando la blanca amenaza, bajó de las alturas el ángel de Rosario, más conocido como Lionel Andrés Messi. Mezcla de Diego, Gardel y Fontanarrosa, el letrista de las hazañas enmudeció al Bernabéu e hizo delirar de emoción al Camp Nou. Tres obras de arte dignas del Museo Picasso fueron su genial legado de Supercopa. Pesadilla en Concha Espina, el arrabalero cantor argentino entonó 13 melodiosos gritos de tangol en 15 duelos oficiales ante el Madrid. Segundo dato relevante: ¡nunca subestimes al Barça. Mucho menos si juega Messi! Impotente por los repetidos logros del FC Barcelona, Florentino vendió el alma al diablo… José Mourinho. Y el entrenador luso, sacando provecho del status de Primer Ministro con plenos poderes, maneja el Madrid a su antojo. A tal punto que el presidente de la Casa Blanca parece Mou y no Pérez. Noble es reconocer que el míster merengue planteó una estrategia inteligente para frenar el circuito de gestación del Barça. Y que el Madrid hizo méritos para ganar. Pero siempre hay un pero en Mourinho. Una vez más, siguiendo las innobles directrices del entrenador, los soldados Pepe, Kedhira y Marcelo convirtieron un partido de fútbol en una guerra. Y la repetición implica causalidad. ¡Cómo debe extrañar la afición madridista las épocas en que los referentes eran Di Stéfano, Puskas, Raúl, Michel, Butragueño, el “verdadero” Ronaldo, Zidane! En verdad, da pudor que los jóvenes hinchas del Madrid aclamen las alevosías de Pepe. Gran mérito de Mourinho… En cuanto a la escandalosa gresca del final, insto a las autoridades a aplicar las sanciones que correspondan. Como dijo Pep, las imágenes hablan por sí solas. Tercer dato relevante: ¡la educación no sabe de millonarios ni de irrespetuosos!

 

Sergio A. González Bueno

           
Enviar nota a un amigo
De: Para:
Email:

Email:

Nombre: Nombre:
Apellido: Apellido:
(Para enviar a varios destinatarios separar los mails con coma. Ej, mail1@dest1.com, mail2@dest2.com)
Agregar comentarios (opcional):

 

 
 
De Fontanarrosa a Martino
 
Cielo leproso; infierno rojo
 
Francisco, un "Santo" en el Vaticano
 
Juan Román Riquelme, el dueño de la pelota
 
Sergio “Maravilla” Martínez: ¡Corazón… de campeón!
 
River, San Lorenzo, Boca… ¡España!
 
¿Y si Grondona llama a Guardiola?
 
Marcelo "Loco" Bielsa… el rey de la cordura
 
Fontanarrosa y la caricatura del campeón
 
El modelo Barça y el perfume del campeón
 
Último tango en el Monumental
 
El día que Cortázar vio jugar a Messi
 
Emanuel Ginóbili, el MVP made in Bahía Blanca
 
Nunca pensé encontrarme con el diablo
 
El Moulin Rouge de la calle Viamonte… función “Diez”
 
Martín Palermo y el séptimo arte
 
El Salmón se confiesa ante D10S
 
Sir Apache Charles Tévez de Manchester, el "Ciudadano del Gol"
 
Banfield Campeón del Apertura 2009
 
¡El Abanderado Messi es argentino!
 
San Palermo, Don Julio I de Sarandí... y ¡Maradona!
 
Siglo XXI cambalache
 
¿Todavía quiere ser médico, René?
 
El romántico trébol del Barça
 
El último partido de Borges
 
Clausura Cosecha treinta y pico
 
Roberto Goyeneche. El Polaco cantor de Saavedra
 
La final soñada
 
Habemus Maradona
 
Bonavena y el gen argentino
 
El cumpleaños del fútbol
 
River y el mito de la trilogía del éxito
 
Barça, paradigma del fútbol 2.0
 
Nuevas Elecciones en el Real Madrid
 
Los fallos que tuvo el proyecto de Florentino
 
El Villarreal, un gran ejemplo a imitar
 
Villarreal: un sueño hecho realidad
 
Rafael Nadal, como un héroe mitológico
 
Agüero está llamado a ser una estrella
 
Ronaldinho, el as de espadas.
 
Rijkaard, la liga y la plantilla
 
España, la mentalidad ganadora y Nadal
 
Un perico suelto en Madrid
 
La presión mediática sobre Messi
 
Valdano desnuda los manejos de Florentino
 
Barcelona y Madrid: premios y castigos
 
Pernía divide a España
 
La triste moda de no respetar la palabra