Nunca pensé encontrarme con el Diablo

La inconfudible voz de Charly García, irreverente poeta de los escenarios del rock nacional, exterioriza un indisimulado sentimiento de repudio hacia los militares genocidas que sojuzgaron al país durante ocho interminables años de represión y dictadura. Entonces, la osadía del cantante de Sui Géneris se traduce en un himno que califica por sí solo a los ilegales gobernantes de Argentina: “¡Nunca pensé encontrarme con el diablo, tan vivo y sano como vos y yo; tenía la risa que le dan los años, y la confianza que le da el temor!”. Genio precoz, Charly nunca desafina al interpretar la partitura del ciudadano del rock, representado cabalmente por las letras del sensible autor. Instruido en las militantes y cómplices aulas del Dámaso Centeno, Charly gambetea el vesánico mensaje del club del uniforme con idéntica astucia que Ricardo Bochini, eximio solista a tiempo completo del mítico Cilindro de Avellaneda. Rebelde por naturaleza, el músico compuso aquellas rimas tras una “invitación” del mismísimo presidente de facto Viola a la Casa de Gobierno (Charly asistió escoltado por sus colegas David Lebón y Luis Alberto Spinetta), preocupado por el tenor de un puñado de incómodas estrofas, indescifrables para el limitado intelecto del nefasto interlocutor. Lejos de acobardarse por el desagradable suceso, Charly y Sui Géneris doblaron la apuesta goleadora, incorporando a su memorable hit un remate al ángulo… de la hipocresía: “¡Nunca pensé encontrarme con el jefe, en su oficina de tan buen humor; pidiéndome que diga lo que pienso, qué pienso yo de nuestra situación”! Parafraseano al inimitable artista del bigote bicolor, la feligresía de un rojo en horas críticas ¡nunca pensó encontrarse con el Diablo… en el Libertadores gritando campeón! Es que el Rey de Copas recuperó la alcurnia; la vuelta olímpica en la Sudamericana reconcilió a varias generaciones de escépticos, hartos del desteñido relato de añejas hazañas coperas protagonizadas por Santoro, Pavoni, Magán, Bochini, Burruchaga, Bertoni y demás glorias de Alsina y Cordero. ¡Sí, en verdad emocionó ver a los veinteañeros (y no tanto) hinchas de Independiente llorar de felicidad en la angustiante definición por penales ante el atrevido y humilde Goiás! Inolvidable, aquel 8 de diciembre de 2010 quedará grabado a fuego en las retinas y los corazones made in CAI. Desatada la locura colectiva del incontenible festejo, los nuevos ídolos ofrendaron el trofeo mayor a su gente. Encabezados por Hilario Navarro, Matheu, Tuzzio y Silvera -ausente por suspensión en la final-, líderes con galones de la tropa de Mohamed, Independiente volvió a sentirse dueño de América por un rato. Y no está mal. Nobleza obliga, el título no debe tapar los infinitos oscuros en la gestión de Julio Comparada, incompetente para blindar de jerarquía al plantel, incoherente en la elección y/o cese de sus gerentes futboleros (nunca se entendió la no renovación de Gallego, el corto romance Menotti-Garnero, la demora en la conclusión del estadio, y un sinfín de decisiones erróneas en la política de refuerzos), y autor intelectual de un incomprensible ninguneo al ídolo máximo de la casa: Ricardo Enrique Bochini. Amén de la toma de posiciones, la marea roja cerró el 2010 pletórica, convencida de las bondades del gurú Antonio Mohamed, esperanzada en la cantera e ilusionada con la llegada de las luminarias prometidas. Entre tanto, Charly sube el telón de la libertad y renace de sus propias cenizas. El mito está más vivo que nunca. Say no more. ¡Feliz 2011!

 

Sergio A. González Bueno

           
Enviar nota a un amigo
De: Para:
Email:

Email:

Nombre: Nombre:
Apellido: Apellido:
(Para enviar a varios destinatarios separar los mails con coma. Ej, mail1@dest1.com, mail2@dest2.com)
Agregar comentarios (opcional):

 

 
 
De Fontanarrosa a Martino
 
Cielo leproso; infierno rojo
 
Francisco, un "Santo" en el Vaticano
 
Juan Román Riquelme, el dueño de la pelota
 
Sergio “Maravilla” Martínez: ¡Corazón… de campeón!
 
River, San Lorenzo, Boca… ¡España!
 
¿Y si Grondona llama a Guardiola?
 
Marcelo "Loco" Bielsa… el rey de la cordura
 
Fontanarrosa y la caricatura del campeón
 
El modelo Barça y el perfume del campeón
 
Último tango en el Monumental
 
El día que Cortázar vio jugar a Messi
 
Emanuel Ginóbili, el MVP made in Bahía Blanca
 
Nunca pensé encontrarme con el diablo
 
El Moulin Rouge de la calle Viamonte… función “Diez”
 
Martín Palermo y el séptimo arte
 
El Salmón se confiesa ante D10S
 
Sir Apache Charles Tévez de Manchester, el "Ciudadano del Gol"
 
Banfield Campeón del Apertura 2009
 
¡El Abanderado Messi es argentino!
 
San Palermo, Don Julio I de Sarandí... y ¡Maradona!
 
Siglo XXI cambalache
 
¿Todavía quiere ser médico, René?
 
El romántico trébol del Barça
 
El último partido de Borges
 
Clausura Cosecha treinta y pico
 
Roberto Goyeneche. El Polaco cantor de Saavedra
 
La final soñada
 
Habemus Maradona
 
Bonavena y el gen argentino
 
El cumpleaños del fútbol
 
River y el mito de la trilogía del éxito
 
Barça, paradigma del fútbol 2.0
 
Nuevas Elecciones en el Real Madrid
 
Los fallos que tuvo el proyecto de Florentino
 
El Villarreal, un gran ejemplo a imitar
 
Villarreal: un sueño hecho realidad
 
Rafael Nadal, como un héroe mitológico
 
Agüero está llamado a ser una estrella
 
Ronaldinho, el as de espadas.
 
Rijkaard, la liga y la plantilla
 
España, la mentalidad ganadora y Nadal
 
Un perico suelto en Madrid
 
La presión mediática sobre Messi
 
Valdano desnuda los manejos de Florentino
 
Barcelona y Madrid: premios y castigos
 
Pernía divide a España
 
La triste moda de no respetar la palabra