Banfield Campeón del Apertura 2009
¡Somos campeones, Garrafa!

Eliseo Mouriño, elegantemente trajeado y con su infaltable corbata verde desanudada y apuntando al Sur, mira el reloj pulsera de su mano derecha repetidamente. El caballero de los estadios, acostumbrado a las grandes hombradas en el círculo central, libra una desigual batalla contra los derrotistas demonios que sobrevuelan tenazmente sobre el firmamento color esmeralda. Angustiado, avizora la leprosa silueta del malvado enemigo rosarino, ducho en imposibles como arrebatarle un título al gigante Boca Juniors en el mítico patio de su casa. Dominado -en la víspera de la gran cita- por la patología de un inusual síndrome de ansiedad, Eliseo busca con su impaciente mirada la complicidad de un juicioso compañero de aventuras en el paraíso.
-¿Oiga, Don Valentín, a qué hora es el partido de Banfield?
La pronta respuesta del vitalicio presidente -imbuido por la cultura de la precisión anglosajona fundadora del club- se hace eco en la geografía de la eternidad.
-¡A las 5 de la tarde, Eliseo!
Acto seguido, a modo de natural descarga y decodificando sabiamente la temperatura emocional de su calificado interlocutor -y la propia, ¡para qué negarlo!-, Valentín Suárez ensaya un breve y profético monólogo.
-Hoy toca sufrir en la Bombonera, Eliseo. Y roguemos para que Martín Palermo continúe con su sequía goleadora. ¡Siempre nos vacuna el "9" de Boca, será de Dios! -agrega preocupado-. Igual, no me preguntes ni cómo ni porqué, pero siento que esta tarde vamos a tener una ayuda divina, Eliseo.
El 13 de diciembre de 2009 el cielo está alborotado. A medida que se acerca la hora de la verdad, las estrellas domingueras que brillan en el coliseo de Peña y Arenales suman su áurica presencia en la confortable y célica vivienda de Valentín Suárez. Entre la nutrida comitiva, una figura sobresale por su original picardía y su férrea convicción de segura vuelta olímpica: José Luis "Garrafa" Sánchez, alias el Señor Potrero.        
Intranquilo por una ilustre ausencia y con los muchachos de Falcioni pisando el césped de la gloria, el capataz de Banfield consulta a su admirado amigo, autorizado jefe de la milicia del Taladro.
-Eliseo, ¿lo invitaste a Florencio Sola a ver el partido con nosotros?
Mouriño, sabedor de la prosapia del personaje y gratificado -como toda la comunidad de Banfield- por la histórica gestión del pionero colega de Suárez, responde presuroso.
-Sí, Don Valentín, quédese tranquilo. Florencio me prometió su asistencia… ¡cueste lo que cueste! Es más, ni bien me vio entrar a su despacho, sacó del cajón diestro de su escritorio una bandera de Banfield prolijamente doblada y un antiguo rosario de oro. Sonriente, me comentó que nunca va a la cancha (ni ve al Taladro por la TV) sin la compañía de aquellos reverenciados objetos-reliquias.   
Cortésmente, Valentín Suárez replicó a su compañero con una revelación.

 -Sí, lo sé, Eliseo. Es que el bueno del “Lencho” Sola, además de un devoto creyente católico, es el rey de las cábalas… ¡Hola Florencio, por fin llegó el hombre de la fe! Acomodate rápido que arranca el fútbol. Estamos a un triunfo del primer campeonato, Lencho. ¡Sólo hay que ganar el último partido! O esperar que el Cuervo le amargue la tarde a Newell`s.  
Martín Palermo -rompiendo la sequía ¡justo contra el Taladro!- acalla la algarabía de la Junta de Notables con una dupla de goles-puñaladas. Entonces, los humedecidos ojos de la verde resignación desvían su mirada al santuario del Parque. Inesperadamente, se suceden llantos y abrazos al por mayor. El culpable de tanta locura se llama Fabián Bordagaray (¡empujado por los fantasmas del Juanchi Taverna y Raúl Wensel!), jugador de San Lorenzo y, a partir de su par de gritos en territorio del Lucifer Newell`s, idolatrado chef de la receta bautismal del ¡Banfield campeón!

-Tenía razón, Don Valentín. ¡Cómo no me di cuenta antes! El milagro se produjo por obra y gracia de un Santo… de Boedo.

Desbordado por tamaña felicidad, Eliseo Mouriño dirige sus pasos en busca de Valentín Suárez y le comenta a viva voz.

Confundido en el festivo ámbito del edén de Banfield, Mouriño rastrea al célebre artista de la zurda barroca. A continuación, se funde en un interminable abrazo con José Luis Sánchez y le reza al oído tres mágicas e irresistibles palabras: "¡Somos campeones, Garrafa!"

 

Sergio A. González Bueno

           
Enviar nota a un amigo
De: Para:
Email:

Email:

Nombre: Nombre:
Apellido: Apellido:
(Para enviar a varios destinatarios separar los mails con coma. Ej, mail1@dest1.com, mail2@dest2.com)
Agregar comentarios (opcional):

 

 
 
De Fontanarrosa a Martino
 
Cielo leproso; infierno rojo
 
Francisco, un "Santo" en el Vaticano
 
Juan Román Riquelme, el dueño de la pelota
 
Sergio “Maravilla” Martínez: ¡Corazón… de campeón!
 
River, San Lorenzo, Boca… ¡España!
 
¿Y si Grondona llama a Guardiola?
 
Marcelo "Loco" Bielsa… el rey de la cordura
 
Fontanarrosa y la caricatura del campeón
 
El modelo Barça y el perfume del campeón
 
Último tango en el Monumental
 
El día que Cortázar vio jugar a Messi
 
Emanuel Ginóbili, el MVP made in Bahía Blanca
 
Nunca pensé encontrarme con el diablo
 
El Moulin Rouge de la calle Viamonte… función “Diez”
 
Martín Palermo y el séptimo arte
 
El Salmón se confiesa ante D10S
 
Sir Apache Charles Tévez de Manchester, el "Ciudadano del Gol"
 
Banfield Campeón del Apertura 2009
 
¡El Abanderado Messi es argentino!
 
San Palermo, Don Julio I de Sarandí... y ¡Maradona!
 
Siglo XXI cambalache
 
¿Todavía quiere ser médico, René?
 
El romántico trébol del Barça
 
El último partido de Borges
 
Clausura Cosecha treinta y pico
 
Roberto Goyeneche. El Polaco cantor de Saavedra
 
La final soñada
 
Habemus Maradona
 
Bonavena y el gen argentino
 
El cumpleaños del fútbol
 
River y el mito de la trilogía del éxito
 
Barça, paradigma del fútbol 2.0
 
Nuevas Elecciones en el Real Madrid
 
Los fallos que tuvo el proyecto de Florentino
 
El Villarreal, un gran ejemplo a imitar
 
Villarreal: un sueño hecho realidad
 
Rafael Nadal, como un héroe mitológico
 
Agüero está llamado a ser una estrella
 
Ronaldinho, el as de espadas.
 
Rijkaard, la liga y la plantilla
 
España, la mentalidad ganadora y Nadal
 
Un perico suelto en Madrid
 
La presión mediática sobre Messi
 
Valdano desnuda los manejos de Florentino
 
Barcelona y Madrid: premios y castigos
 
Pernía divide a España
 
La triste moda de no respetar la palabra