La triste moda de no respetar la palabra

Existen dos casos emblemáticos de falta de respeto a la palabra en el fútbol español. Por un lado Calderón y su burla al asociado madridista al prometer en la campaña preelectoral los fichajes de Kaká, Robben y Cesc. Jugó con la ilusión de una afición golpeada y la defraudó. Y lo que es peor, lejos de asumir culpas y expuesto su engaño ante la opinión pública, se escudó en Capello justificando el no arribo de los cracks por una decisión exclusiva del entrenador italiano, máximo responsable de la política de altas en la plantilla principal. Una salida hipócrita que pretende conseguir la inmunidad temporal del Bernabéu, aunque su credibilidad con el socio que sufragó y confió en él quedó seriamente comprometida.

Por otro lado, el inevitable choque Ayala versus Soler y Carboni define un cuadro de situación que por recurrente preocupa. En vísperas Mundial, el Presidente dio su palabra al jugador para la renovación de! vínculo contractual por otros dos años, manteniendo su salario. La idea general era que Ayala, símbolo che, finalizara su carrera deportiva en Mestalla. El tiempo transcurrió y lo pactado nunca se llevó a los papeles. A su regreso de Alemania, el jugador fue "notificado" de que las cosas habían cambiado dada su avanzada edad deportiva -33 años-. O sea, todo 10 convenido se tiró por la borda.

Una falta de respeto total para un referente de los éxitos deportivos del Valencia en el último lustro. Se lo trató corno si fuera un chaval sin experiencia y sin horas de vuelo en Europa. Y lo más grave aún, le mandaron al entrenamiento a unos delincuentes disfrazados de aficionados ches para que lo increpen y lo amedrenten, haciéndolo reaccionar. Un bochorno que da vergüenza ajena.

Flaco favor le hacen a la imagen del fútbol español dirigentes de esta talla.

Sergio A. González Bueno
12/08/2006

Enviar nota a un amigo
De: Para:
Email:

Email:

Nombre: Nombre:
Apellido: Apellido:
(Para enviar a varios destinatarios separar los mails con coma. Ej, mail1@dest1.com, mail2@dest2.com)
Agregar comentarios (opcional):

 

 

 
 
De Fontanarrosa a Martino
 
Cielo leproso; infierno rojo
 
Francisco, un "Santo" en el Vaticano
 
Juan Román Riquelme, el dueño de la pelota
 
Sergio “Maravilla” Martínez: ¡Corazón… de campeón!
 
River, San Lorenzo, Boca… ¡España!
 
¿Y si Grondona llama a Guardiola?
 
Marcelo "Loco" Bielsa… el rey de la cordura
 
Fontanarrosa y la caricatura del campeón
 
El modelo Barça y el perfume del campeón
 
Último tango en el Monumental
 
El día que Cortázar vio jugar a Messi
 
Emanuel Ginóbili, el MVP made in Bahía Blanca
 
Nunca pensé encontrarme con el diablo
 
El Moulin Rouge de la calle Viamonte… función “Diez”
 
Martín Palermo y el séptimo arte
 
El Salmón se confiesa ante D10S
 
Sir Apache Charles Tévez de Manchester, el "Ciudadano del Gol"
 
Banfield Campeón del Apertura 2009
 
¡El Abanderado Messi es argentino!
 
San Palermo, Don Julio I de Sarandí... y ¡Maradona!
 
Siglo XXI cambalache
 
¿Todavía quiere ser médico, René?
 
El romántico trébol del Barça
 
El último partido de Borges
 
Clausura Cosecha treinta y pico
 
Roberto Goyeneche. El Polaco cantor de Saavedra
 
La final soñada
 
Habemus Maradona
 
Bonavena y el gen argentino
 
El cumpleaños del fútbol
 
River y el mito de la trilogía del éxito
 
Barça, paradigma del fútbol 2.0
 
Nuevas Elecciones en el Real Madrid
 
Los fallos que tuvo el proyecto de Florentino
 
El Villarreal, un gran ejemplo a imitar
 
Villarreal: un sueño hecho realidad
 
Rafael Nadal, como un héroe mitológico
 
Agüero está llamado a ser una estrella
 
Ronaldinho, el as de espadas.
 
Rijkaard, la liga y la plantilla
 
España, la mentalidad ganadora y Nadal
 
Un perico suelto en Madrid
 
La presión mediática sobre Messi
 
Valdano desnuda los manejos de Florentino
 
Barcelona y Madrid: premios y castigos
 
Pernía divide a España
 
La triste moda de no respetar la palabra