Pernía divide a España

El Mundial de Alemania aprieta el calendario de España. En el horizonte asoman Arabia Saudita
y el debut del 14 de junio en Leipzig. Luis Aragonés tomó nota de ello y convocó a 27 jugadores para participar de unas jornadas de convivencia. El entrenador, utilizando discrecionalmente sus facultades de elección, decidió no incluir en la convocatoria a Mariano Pernía.

El argentino, titular y emblema del Getafe, adquirió la nacionalidad española con la finalidad de integrarse a la furia. No escatimó apariciones mediáticas para lograr su objetivo. Hasta coqueteó con la afición española afirmando que soñaba jugar la final contra Argentina y ganada. Preparado el terreno para su arribo, su ausencia en la lista, en detrimento de la presencia de Del Horno, provocó una reacción desmedida en Schuster.

El alemán en defensa de pernía, cuestionó las condiciones del ex jugador del Bilbao, minimizando su prestación. Sin analizar su trayectoria ni su presente, lo acusó de violento por el episodio Stamford Bridge. Todo un síntoma de subjetividad al servicio de "su" tropa.

Del Horno no es un criminal y hace bien en refutar a Schuster. La única crítica que le cabe es no haber reconocido públicamente post juego que había intentado amedrentar a Lio a base de golpes sistemáticos diagramados por el estratega portugués. De todos modos, el jugador de! Chelsea, si bien no tuvo una temporada de ensueño, rindió con suficiencia en la banda izquierda de los blues. Conquistó la Premier siendo parte activa del equipo de Abramovich.

Para concluir ni Pernía es víctima ni Del Horno victimario. España tendrá que entender que restar no sirve, dividir mucho menos. Solo así será posible soñar con escuchar el himno español el domingo 9 de julio en Berlín.


Sergio A. González Bueno
07/05/2006

Enviar nota a un amigo
De: Para:
Email:

Email:

Nombre: Nombre:
Apellido: Apellido:
(Para enviar a varios destinatarios separar los mails con coma. Ej, mail1@dest1.com, mail2@dest2.com)
Agregar comentarios (opcional):

 

 

 

 
 
De Fontanarrosa a Martino
 
Cielo leproso; infierno rojo
 
Francisco, un "Santo" en el Vaticano
 
Juan Román Riquelme, el dueño de la pelota
 
Sergio “Maravilla” Martínez: ¡Corazón… de campeón!
 
River, San Lorenzo, Boca… ¡España!
 
¿Y si Grondona llama a Guardiola?
 
Marcelo "Loco" Bielsa… el rey de la cordura
 
Fontanarrosa y la caricatura del campeón
 
El modelo Barça y el perfume del campeón
 
Último tango en el Monumental
 
El día que Cortázar vio jugar a Messi
 
Emanuel Ginóbili, el MVP made in Bahía Blanca
 
Nunca pensé encontrarme con el diablo
 
El Moulin Rouge de la calle Viamonte… función “Diez”
 
Martín Palermo y el séptimo arte
 
El Salmón se confiesa ante D10S
 
Sir Apache Charles Tévez de Manchester, el "Ciudadano del Gol"
 
Banfield Campeón del Apertura 2009
 
¡El Abanderado Messi es argentino!
 
San Palermo, Don Julio I de Sarandí... y ¡Maradona!
 
Siglo XXI cambalache
 
¿Todavía quiere ser médico, René?
 
El romántico trébol del Barça
 
El último partido de Borges
 
Clausura Cosecha treinta y pico
 
Roberto Goyeneche. El Polaco cantor de Saavedra
 
La final soñada
 
Habemus Maradona
 
Bonavena y el gen argentino
 
El cumpleaños del fútbol
 
River y el mito de la trilogía del éxito
 
Barça, paradigma del fútbol 2.0
 
Nuevas Elecciones en el Real Madrid
 
Los fallos que tuvo el proyecto de Florentino
 
El Villarreal, un gran ejemplo a imitar
 
Villarreal: un sueño hecho realidad
 
Rafael Nadal, como un héroe mitológico
 
Agüero está llamado a ser una estrella
 
Ronaldinho, el as de espadas.
 
Rijkaard, la liga y la plantilla
 
España, la mentalidad ganadora y Nadal
 
Un perico suelto en Madrid
 
La presión mediática sobre Messi
 
Valdano desnuda los manejos de Florentino
 
Barcelona y Madrid: premios y castigos
 
Pernía divide a España
 
La triste moda de no respetar la palabra